¿Qué es la culebrilla?

La culebrilla (herpes zóster) es una infección viral que causa un sarpullido doloroso. Aunque el herpes zóster puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, con mayor frecuencia aparece como una sola franja de ampollas que envuelve el lado izquierdo o derecho del torso.

Es causada por el virus de la varicela-zóster, el mismo virus que causa la varicela. Después de que usted ha tenido varicela, el virus se encuentra inactivo en el tejido nervioso cerca de la médula espinal y el cerebro. Años más tarde, el virus puede reactivarse como culebrilla.

Aunque no es una afección potencialmente mortal, la culebrilla puede ser muy doloroso. Las vacunas pueden ayudar a reducir el riesgo de contraer culebrilla, mientras que el tratamiento temprano puede ayudar a acortar una infección de herpes zóster y disminuir la posibilidad de complicaciones.

Herpes labial ¡Todo lo que debes saber!

Síntomas iniciales de la culebrilla

Los signos y síntomas de la culebrilla generalmente afectan sólo una pequeña sección de un lado del cuerpo. Estos signos y síntomas pueden incluir

  • Dolor, ardor, entumecimiento u hormigueo.
  • Sensibilidad al tacto.
  • Un sarpullido rojo que comienza unos pocos días después del dolor.
  • Ampollas llenas de líquido que se abren y forman costras.
  • Comezón.

Algunas personas también experimentan:

  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Cansancio.

El dolor suele ser el primer síntoma de la culebrilla. Para algunos, puede ser intenso. Dependiendo de la localización del dolor, a veces puede confundirse con un síntoma de problemas que afectan al corazón, los pulmones o los riñones. Algunas personas experimentan dolor por la culebrilla sin desarrollar el sarpullido.

culebrilla herpes zóster

Con mayor frecuencia, la erupción por culebrilla se desarrolla como una franja de ampollas que envuelve el lado izquierdo o derecho del torso. Algunas veces, la erupción por herpes zóster ocurre alrededor de un ojo o en un lado del cuello o de la cara.

Cuándo ver a un médico

Póngase en contacto con su médico inmediatamente si sospecha que tiene herpes zóster, pero especialmente en las siguientes situaciones:

  • El dolor y la erupción ocurren cerca de un ojo. Si no se trata, esta infección puede causar daño ocular permanente.
  • Usted tiene 60 años o más, porque la edad aumenta significativamente su riesgo de complicaciones.
  • Usted o alguien de su familia tiene un sistema inmunitario debilitado (debido a cáncer, medicamentos o enfermedad crónica).
  • La erupción es generalizada y dolorosa.

Causas de la culebrilla

La culebrilla es causada por el virus de la varicela-zóster, el mismo virus que causa la varicela. Cualquier persona que haya tenido varicela puede desarrollar herpes zóster. Después de que usted se recupera de la varicela, el virus puede entrar en su sistema nervioso y permanecer inactivo durante años.

Eventualmente, puede reactivarse y viajar a lo largo de las vías nerviosas hacia su piel, produciendo herpes zóster. Pero, no todos los que han tenido varicela desarrollarán culebrilla.

La razón de la culebrilla no está clara. Pero puede deberse a la disminución de la inmunidad a las infecciones a medida que uno envejece. El herpes zóster es más común en adultos mayores y en personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados.

La varicela-zoster es parte de un grupo de virus llamado virus del herpes, que incluye los virus que causan herpes labial y herpes genital. Debido a esto, el herpes zóster también se conoce como herpes zóster. Pero el virus que causa la varicela y el herpes zóster no es el mismo virus responsable de las aftas bucales o el herpes genital, una infección de transmisión sexual.

Té de Boldo, beneficios y efectos secundarios

¿Es contagiosa la culebrilla?

Una persona con culebrilla puede transmitir el virus de la varicela-zóster a cualquier persona que no sea inmune a la varicela. Esto generalmente ocurre a través del contacto directo con las llagas abiertas de la erupción por herpes zóster. Una vez infectada, la persona desarrollará varicela, sin embargo, no herpes zóster.

La varicela puede ser peligrosa para algunas personas. Hasta que la culebrilla le salga una ampolla, usted es contagiosa y debe evitar el contacto físico con cualquier persona que aún no haya tenido varicela o la vacuna contra la varicela, especialmente las personas con sistemas inmunitarios debilitados, las mujeres embarazadas y los recién nacidos.

Factores de riesgo

Cualquier persona que haya tenido varicela puede desarrollar herpes zóster. La mayoría de los adultos en los Estados Unidos tenían varicela cuando eran niños, antes del advenimiento de la vacuna infantil de rutina que ahora protege contra la varicela.

Los factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar herpes zóster incluyen:

  • Tener más de 50 años. El herpes zóster es más común en personas mayores de 50 años.
  • El riesgo aumenta con la edad. Algunos expertos estiman que la mitad de las personas de 80 años o más tendrán culebrilla.
  • Tener ciertas enfermedades. Las enfermedades que debilitan su sistema inmunológico, como el VIH/SIDA y el cáncer, pueden aumentar su riesgo de herpes zóster.
  • Someterse a tratamientos para el cáncer. La radiación o la quimioterapia pueden disminuir su resistencia a las enfermedades y pueden desencadenar el herpes zóster.
  • Tomar ciertos medicamentos. Los medicamentos diseñados para prevenir e:l rechazo de los órganos trasplantados pueden aumentar su riesgo de herpes zóster, al igual que el uso prolongado de esteroides, como la prednisona.

culebrilla herpes zóster

Complicaciones del herpes zóster

Las complicaciones del herpes zóster pueden incluir:

  • Neuralgia postherpética. Para algunas personas, el dolor del herpes zóster continúa mucho después de que las ampollas se han eliminado. Esta afección se conoce como neuralgia postherpética y ocurre cuando las fibras nerviosas dañadas envían mensajes confusos y exagerados de dolor desde la piel hasta el cerebro.
  • Pérdida de la visión. La culebrilla dentro o alrededor de un ojo (culebrilla oftálmica) puede causar infecciones oculares dolorosas que pueden ocasionar pérdida de la visión.
  • Problemas neurológicos. Dependiendo de los nervios afectados, el herpes zóster puede causar una inflamación del cerebro (encefalitis), parálisis facial o problemas de audición o de equilibrio.
  • Infecciones de la piel. Si las ampollas de la culebrilla no se tratan adecuadamente, se pueden desarrollar infecciones bacterianas de la piel.

Prevención contra la culebrilla

Dos vacunas pueden ayudar a prevenir el herpes zóster: la vacuna contra la varicela (lechina) y la vacuna contra el herpes zóster (varicela-zoster).

Limpiar el hígado y la vesícula biliar fácilmente

Vacuna contra la varicela

La vacuna contra la varicela (Varivax) se ha convertido en una vacuna infantil de rutina para prevenir la varicela. La vacuna también se recomienda para adultos que nunca han tenido varicela. Aunque la vacuna no garantiza que usted no contraerá varicela o herpes zóster, puede reducir sus probabilidades de complicaciones y reducir la gravedad de la enfermedad.

culebrilla herpes zóster

Tratamiento contra la culebrilla

Las personas que desean recibir la vacuna contra la culebrilla tienen dos opciones: Zostavax y Shingrix.

  • Zostavax: que fue aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) en 2006, ha demostrado ofrecer protección contra el herpes zóster durante unos cinco años. Es una vacuna viva que se administra como una sola inyección, generalmente en la parte superior del brazo.
  • Shingrix: fue aprobado por la FDA en 2017 y es la alternativa preferida a Zostavax. Los estudios sugieren que Shingrix ofrece protección contra el herpes más allá de los cinco años. Es una vacuna no viva hecha de un componente del virus, y se administra en dos dosis, con dos a seis meses entre dosis.
  • Shingrix: está aprobado y recomendado para personas de 50 años de edad y mayores, incluyendo aquellos que ya han recibido Zostavax. Zostavax no se recomienda hasta los 60 años.

Los efectos secundarios más comunes de la vacuna contra el herpes zóster son enrojecimiento, dolor, sensibilidad, hinchazón y picazón en el lugar de la inyección y dolores de cabeza.

Al igual que con la vacuna contra la varicela, la vacuna contra la culebrilla no garantiza que usted no contraerá culebrilla. Pero esta vacuna probablemente reducirá el curso y la gravedad de la enfermedad y reducirá su riesgo de neuralgia postherpética.

La vacuna contra el herpes zóster se utiliza sólo como estrategia de prevención. No tiene la intención de tratar a las personas que actualmente tienen la enfermedad. Hable con su médico acerca de cuál es la opción adecuada para usted.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.